Envios gratis desde $799
Atencion al cliente (55)7160-0029
Envios a todo MX

Como conseguir un bronceado saludable

foto_11_1300px

Todos los que vamos a la playa queremos tener un mejor color de piel para presumir cuando regresamos a clases o al trabajo. Sin embargo, la gran mayoría de las veces solo nos quemamos lo cual no solo es muy poco atractivo, sino es muy poco sano también. Si quieres regresar con un bronceado impecable y proteger tu órgano más grande (la piel) sigue estos consejos:

  1. Evita exponerte al sol directo entre 10am y 4pm. Si así es, aunque tus amigos digan todo lo contrario exponerte al sol directo en este horario solo hará que te quemes debido a la intensidad de los rayos UV. Así que despierta temprano y ponte al sol y después regresa por la tarde para que puedas aprovechar una mejor intensidad de rayos UV y así mantener tu piel saludable.
  2. Usa protector solar. Muchos te dirán que ellos no necesitan y que si hoy tienen la piel roja, mañana ya la tienen bronceada. Recuerda que nuestra piel es muy sensible a la radiación solar, y que en el largo plazo podrás tener la piel arrugada y agrietada, o peor aún, podrías tener problemas médicos. El usar protector solar permitirá que un porcentaje de rayos UV llegue a tu piel y con ello los beneficios que esto conlleva.
  3. Aprende a leer un protector solar. ¿Compras tu protector en base a la marca o lo atractivo de la botella? Pues te decimos cual deberías comprar en base a su función y te enseñamos como leer su función. Según la Academia Americana de Dermatología el significado de SPF es “Sun protection factor” o “Factor de protección solar (FPS)”. El número que sigue (5,10,15,30,50, etc.) determina la cantidad de rayos UV que pueden pasar. Un número 5 no sirve realmente de nada. No, ni aunque diga bronceador. Es también cierto que entre más alto el número más tiempo permanecerás protegido. Usa suficiente protector, de todas maneras te broncearás.
  4. Escoge un protector a prueba de agua. Aunque no te guste nadar mientras te asolees, si sudas. Todos sudamos. Esta transpiración hará que el protector desvanezca si no es a prueba de agua. Y si eres de los que si les gusta un chapuzón cada 10 minutos, con más razón, compra uno a prueba de agua.
  5. Asoléate paulatinamente. El primer día exponte un máximo de 15 minutos directamente al sol. El segundo añade 5 minutos más y así subsecuentemente. Si te acuestas durante horas solo le harás daño a tu piel en el corto y largo plazo; y no nos engañemos a nadie le gusta alguien arrugado a los 50.
  6. Bebe suficiente agua. El exponerte al sol hace que tu piel se deshidrate.
  7. Complementa la nutrición de tu piel. El tomar aceites de pescado como Omegas 3, hierro, biotina y otros suplementos ayudarán a tu piel a mantener su estructura y a alimentarse de forma natural. Esto lo verás, más que nada, en el largo plazo.


Categorías: LIV Style